El Sábado pasado fuimos a comer al chalet con la family. El campo estaba precioso, los rosales con una rosas enormes y tenían un olor muy intenso.

En el jardín habían crecido unas florecillas, tipo campanillas de color amarillas que conforme iba pasando la tarde, y el sol se iba yendo, las campanillas se iban cerrando.

Estuvimos Andy y yo ayundando a mis padres a coger habitas.

Aquí se ven  un poquito más el huerto

Ha sido un finde muy completo, hemos compartido momentos con nuestros amigos Nora Barcelona y Rat Penat, hemos estado de celebración con con la family, y el Sábado estuvimos en el chalet de relax.

Me encanta disfrutar del momento, del presente; porque el pasado es pasado, y el futuro no existe.

Kisses!